Los 10 mandamientos del liderazgo ejecutivo

El liderazgo ejecutivo se encarga de planear, organizar, dirigir y asumir el control de un proyecto. Por ello, el liderazgo ejecutivo debe saber elegir las opciones que tenga, elegir con inteligencia para ofrecer alternativas que ayuden a alcanzar los objetivos.

Directivos, administrativos, empleados, todo el personal de una empresa interviene para que se efectúe de manera adecuada el liderazgo ejecutivo, ya que lo que se busca es intervenir de manera apropiada en la conducta de las personas.

Una vez que hemos recordado qué es el liderazgo ejecutivo y qué busca, veamos a continuación diez reglas básicas para que se pueda desarrollar de manera adecuada la metodología que se quiera aplicar al liderazgo.

1. Agendar reunión para informar la situación. Ya sea con mucho tiempo de anticipación o de manera inmediata, el liderazgo ejecutivo, ya que planeó, debe agendar reunión y dar informe de lo se busca.

2. El optimismo. No importan el rango o escala laboral, todos los empleados están atentos en esos líderes y cómo es que reaccionan ante la adversidad. Por ello el optimismo, el enfrentar las cosas, sí, con los pies en la tierra, pero con una condición óptima de que el objetivo se puede lograr, de que es posible si se continúa trabajando.

3. La comunicación. Es necesario que en todo momento exista la comunicación no solamente entre el personal de un área, sino que también la haya entre el personal y directivo de distintas áreas, para que los problemas que pudiesen existir se comuniquen y que se ofrezcan soluciones posibles: escuchar es antes que hablar.

4. El respeto y la valoración de los empleados. Sin importar el rango, antes de ser empleados son personas, y son el recurso más valioso de una empresa. En caso que un empleado necesite ser amonestado, se debe hacer en privado. Si se trata de felicitarlo, en público. Esto es algo común que los directivos olvidan de sus empleados.

5. Definir claramente los objetivos, esos que se pretenden alcanzar, cómo lograrlos y el por qué.

6. La acción después de la palabra. Como señalamos al inicio, el liderazgo ejecutivo debe asumirse en el control del proyecto, no solamente debe quedar en buenas intenciones sin llevarse a cabo en ningún momento.

7. Delegar responsabilidades. El liderazgo ejecutivo implica trabajar en equipo y como tal hay que dar responsabilidades, aunque una persona deba tener el control de ese equipo.

8. Contar con los recursos y hacer uso de ellos. Si no hay presupuesto para hacerse de esos recursos que se necesitan para efectuar un cambio, con los que se cuentan se debe trabajar.

9. Ofrecer soluciones. El liderazgo ejecutivo no implica sumar problemas a los que ya se tienen, se trata de analizar inmediatamente y buscar cuanto antes una o varias soluciones.

10. El crédito a quien lo merece. Aunque es un éxito compartido, el liderazgo ejecutivo implica el otorgar el crédito a quien le corresponde. El líder, por su parte, no deberá tomar un crédito que no le corresponde sino lo contrario: él debe asumir la responsabilidad cuando las cosas no van bien.